Sobre mi

Nací el 20 de marzo de 1984, en una pequeña clínica que ahora, 29 años después, es una bocatería, en la pequeña ciudad de Gáldar (algunos dirán pueblo, pero sus habitantes prefieren llamarla ciudad). Pasé mi infancia entre la ciudad y el campo, en la ciudad leía libros y creaba historias encerrada en mi casa (fui una niña muy tímida), en el campo me afanaba por crear, destruir y reconstruir en el MundoReal. Años más tarde, ésto provocó una beligerante lucha interna entre estudiar Bellas Artes e Ingeniería, en la que terminó ganando la segunda. Tras mis años universitarios, en los que aprendí más de una lección y no sólo técnica, me especialicé en el desarrollo de software para dispositivos móviles, tema que, junto con el aprendizaje de nuevos lenguajes y nuevas tecnologías me apasiona.

20 años después de mi nacimiento, la casualidad me hizo volver a mi origen. Conocí a una persona especial, que vivía a no más de 10 kms del lugar dónde nací. Descubrimos que compartíamos las mismas inquietudes y que teníamos el mismo afán por crear, por innovar, por emprender. Como dice Jack Johnson en Constelations, “pintamos nuestras propias constelaciones”. Y de uno de los miles de proyectos que planeamos, para los que no hay suficiente papel en el mundo, nació nuestra pequeña empresa. Comencé a estudiar un MBA, con mucho entusiasmo, que todavía estoy realizando. A pesar de que finalmente no todo salió bien, hoy puedo decir que con este proyecto he vivido uno de los aprendizajes más efectivos y reales de toda mi vida. ¡Y lo que me queda por aprender!

Soy una habitante del mundo, me encanta conocer lugares (aunque no siempre la economía acompaña), sus personas y sus costumbres. Mi sueño es viajar algún día al país de las pirámides.

Me apasiona leer, aprender cosas nuevas, sorprenderme descubriendo que estaba equivocada.

Me encanta dibujar y pintar (aún queda algo de aquella antigua lucha), reconozco que no lo hago muy bien, pero con algo hay que relajarse! Y allá dónde no llega mi pincel, voy con mi cámara.

A pesar de mis incontables planes, no sé dónde terminará mi vida, qué luna alcanzaré, a qué recónditos lugares me llevarán mis pasos… sólo sé que cómo en el resto de mi historia, siempre tendré un lugar al que volver, mi hogar, la tierra que me vió nacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>